Solución de problemas de Xbox One atascado en una resolución de 640 × 480

Este problema evita que los usuarios de Xbox One cambien la resolución a un valor superior a 640 x 480. Si el usuario va a Pantalla y sonido> Salida de video , la única resolución de pantalla disponible es 640 x 480, aunque el televisor o monitor sea capaz de resoluciones más altas.

¿Qué está causando el problema 'Atascado en resolución de 640 x 480'?

  • La función de detección automática no funciona correctamente : en la mayoría de los casos, este problema se debe a una inconsistencia del firmware que aún no se ha parcheado. Al conectar su consola a un televisor nuevo con la función de detección automática habilitada, su consola puede asumir que la resolución más baja es la única opción disponible y ocultar todos los demás modos de visualización. En este caso, puede solucionar el problema desactivando la función Detección automática y eligiendo HDMI manualmente.
  • Problema de firmware : un problema de firmware que se origina en la carpeta temporal de su consola también puede ser responsable de la aparición de este problema. Si este escenario es aplicable, puede solucionar el problema realizando un procedimiento de ciclo de energía para borrar las carpetas temporales y drenar los capacitores de energía.
  • Apagado inesperado de la consola : si recientemente experimentó una fuente de alimentación o su consola se apagó por la fuerza mientras se instalaba una actualización, es probable que algún tipo de corrupción del sistema termine causando este problema. Para solucionarlo, puede realizar un restablecimiento de la consola (un restablecimiento parcial o un restablecimiento completo).
  • Cable HDMI defectuoso : como lo han confirmado varios usuarios diferentes, este problema en particular también puede ocurrir debido a un cable HDMI defectuoso que impide que su consola establezca las capacidades de visualización de su televisor. En este caso, la única solución es reemplazar el cable HDMI por uno diferente (nuevo o usado).

Método 1: deshabilitar la detección automática de pantalla

Si tiene el problema después de intentar conectar esta consola Xbox One a este televisor por primera vez, existe una gran posibilidad de que el problema se deba a una inconsistencia del firmware que aún no se ha parcheado (aunque el problema es más de 1 año).

Resulta que el problema probablemente se debe a la función de detección automática que se supone que elige la mejor configuración de video para usted. Pero en realidad, es probable que no solo seleccione la peor resolución disponible, sino que también evitará que cambie a una resolución más alta (a menos que la desactive primero).

Varios usuarios afectados han confirmado que pudieron solucionar el problema accediendo a Video Fidelity & Overscan en el menú de Configuración y anular la configuración de TV recomendada.

Aquí hay una guía rápida sobre cómo puede hacer lo mismo para aumentar la resolución de su Xbox One más allá de 640 x 480:

  1. Presiona el botón Xbox en tu controlador para abrir el menú de guía. Una vez que lo vea, utilícelo para acceder al menú Configuración .
  2. Una vez que esté dentro del menú Configuración , vaya a Pantalla y sonido> Salida de video> Fidelidad de video y Overscan .
  3. Una vez que esté dentro del menú Video Fidelity & overscan , busque debajo de la columna que aparece como Pantalla y debería ver una conexión de TV con un menú desplegable. De forma predeterminada, está configurado en Detección automática (recomendado) . Para solucionar el problema, cámbielo a HDMI y luego confirme que desea anular la configuración de su televisor.
  4. Después de que consiga completar y confirmar la operación, vuelva al menú Pantalla y cambie la resolución normalmente. Ahora debería ver la lista completa de resoluciones disponibles (no solo 640 x 480).

Si siguió este método y aún no pudo cambiar la resolución en su consola Xbox One, pase a la siguiente solución potencial a continuación.

Método 2: realizar un procedimiento de ciclo de energía

Como lo han confirmado varios usuarios afectados diferentes, este problema también puede ocurrir debido a algún tipo de problema de firmware que inhibe la capacidad de su consola para cambiar la resolución del televisor a niveles más altos (incluso si su televisor es perfectamente capaz de hacer esto).

En Xbox One, la gran mayoría de los problemas que se originan en el componente de firmware se pueden resolver en última instancia mediante un procedimiento de ciclo de energía manual. Esta operación drenará los condensadores de potencia de su consola, borrando cualquier dato temporal que pueda desencadenar este problema.

Aquí hay una guía rápida sobre cómo realizar un ciclo de energía en Xbox One:

  1. Con la consola completamente encendida, mantenga presionado el botón Xbox en la parte frontal de su consola (manténgalo presionado durante 10 segundos o hasta que vea que el LED frontal deja de parpadear).
  2. Una vez que su máquina Xbox One esté apagada, espere un minuto completo antes de intentar volver a encenderla.

    Nota: Si desea asegurarse de que la operación sea exitosa, también puede desconectar el cable de alimentación de la toma de corriente y esperar un par de segundos antes de volver a enchufarlo.

  3. Inicie la consola Xbox One nuevamente presionando el botón Xbox nuevamente (pero esta vez no lo mantenga presionado). Preste atención al siguiente procedimiento de inicio y vea si logra ver el logotipo de animación. Si lo ve, tómelo como confirmación de que el procedimiento de apagado y encendido se realizó correctamente.
  4. Una vez que se complete el siguiente inicio, vaya a Pantalla y sonido> Salida de video  y vea si ahora puede ajustar la resolución de su consola.

Si todavía tiene los mismos problemas, continúe con el siguiente método a continuación.

Método 3: realizar un reinicio suave / completo

Resulta que este problema también puede ocurrir debido a algún tipo de corrupción del sistema. En la mayoría de los casos, este problema será causado por un apagado inesperado de la consola o por una interrupción durante la instalación de una nueva actualización de firmware.

Varios usuarios afectados que también se encontraban con este problema han confirmado que lograron solucionar el problema haciendo un restablecimiento parcial en la consola Xbox One. Este procedimiento terminará restableciendo cualquier archivo que pertenezca al firmware y los componentes del software, pero le permitirá conservar sus datos (juegos instalados, cuenta de Microsoft conectada y la configuración de cada usuario).

Aquí hay una guía rápida sobre cómo hacer un restablecimiento de fábrica en Xbox One:

  1. Asegúrese de que la Consola Xbox One esté completamente encendida.
  2. En su controlador Xbox One, presione el botón Xbox One para abrir el menú de guía. A continuación, diríjase a Sistema> Configuración> Sistema> Información de la consola.
  3. Una vez que logre llegar al menú correcto, seleccione la opción Restablecer consola en el menú Información de la consola .
  4. En el siguiente menú Restablecer la consola , elija Restablecer y mantenga mis juegos y aplicaciones entre las opciones disponibles.

    Nota: Si desea hacer un restablecimiento completo, elija Restablecer y elimine todo en su lugar. Pero tenga en cuenta que esta operación terminará borrando todo (incluidos todos los juegos instalados, medios personales como capturas de pantalla o grabaciones de video)

  5. Espere hasta que se complete el proceso, luego reinicie su consola si no lo hace automáticamente. Una vez que la consola se reinicie, intente cambiar la resolución nuevamente yendo a Pantalla y sonido> Salida de video  y vea si el problema está resuelto.

Si el mismo problema persiste y aún no puede ajustar la resolución de su pantalla, pase a la siguiente solución potencial a continuación.

Método 4: cambiar el cable HDMI

Como han confirmado varios usuarios diferentes, este problema en particular también puede aparecer si se trata de un problema de HDMI. Su cable HDMI puede estar defectuoso, por lo que su consola no puede establecer las capacidades de visualización del dispositivo conectado (su televisor o monitor).

Si este escenario es aplicable, la única solución viable es reemplazar el cable HDMI defectuoso por uno nuevo que no tenga el mismo problema. Es probable que tenga un cable HDMI de repuesto en la casa, e incluso si no lo tiene, probablemente pueda tomar uno de un dispositivo diferente solo para probar y ver si realmente está lidiando con un problema de HDMI.